Alumnos y facultativos dialogaron sobre la Tuberculosis en La Araucanía

Imprimir

Pese a que es una patología que se da por erradicada, la Tuberculosis sigue presente en la población nacional.


La falta de diagnóstico y el mito de que la tuberculosis ya no existe dentro de nuestras fronteras fueron dos de las principales falencias expuestas en la Mesa Intersectorial “Juntos eliminamos la Tuberculosis”, en que profesionales de la Seremi de Salud expusieron ante estudiantes de cuatro casas de estudios superiores.

El Aula Magna de la Universidad Mayor fue el escenario que albergó a alumnos de las universidades Santo Tomás, de la Frontera y Arturo Prat que en conjunto sumaron unos 300.

La jefa de Salud Pública de la Seremi de Salud Gloria Díaz explicó que  “la tuberculosis en ningún caso es una enfermedad emergente. Por algún motivo alguien pensó que había desaparecido, y eso fue por falta de baciloscopía, se dejaron de hacer. Cualquier funcionario de salud puede realizar o solicitar el examen, no es necesario que sea un médico”.

Díaz fue incluso más allá e indicó que “no pude ser que un paciente llegue al Hospital Hernán Henríquez con infarto al miocardio con una tuberculosis no diagnosticada”.

Historia

La baciloscopía es el examen que puede detectar la presencia de bacilos, entre ellos el bacilo de Koch, que indica la presencia de Tuberculosis.  Pese a que en América se cree que su aparición se da a la par con la llegada de los españoles, las investigaciones indican que existe desde el origen de la humanidad.

Durante la revolución industrial se hizo extensiva en gran parte del mundo por la migración campo-ciudad y el hacinamiento en que vivía gran parte de la población, expuso Hernán Cedeño, encargado de Tuberculosis del Servicio de Salud Araucanía Norte.

El plan de la Mesa Intersectorial “Juntos eliminamos la Tuberculosis” es reducir en un 10% cada año su prevalencia de aquí al 2020. Actualmente un 11,7% de cada 300 mil habitantes sufren de Tuberculosis y la meta es llegar al menos a un 7,7%.

La principal recomendación de los facultativos sigue siendo simple: cualquier episodio de tos de más de 15 días debe ser consultado y, por supuesto, solicitar una baciloscopía.