Dirección de Vinculación con el Medio - Universidad Mayor - Dirección de Vinculación con el Medio - Universidad Mayor
  • catalina.mujica@umayor.cl

  • Call Us:(+89) 530-352-3027

Estudiantes de la sede Temuco reciben certificación tras participar en Proyectos VIP

 
“Aversión a la desigualdad en Chile” y “Espíritus emprendedores sustentables” fueron los cursos dictados durante el segundo semestre 2021 por las académicas Letty Barrientos y Alejandra Vásquez. “Son una instancia para desarrollar habilidades y competencias analíticas y una oportunidad para ampliar los conocimientos”, destaca Roberto Chureo de tercer año de Ingeniería Comercial.  

El pasado viernes 26 de noviembre, a las 17.00 horas, se realizó el cierre de los Proyectos VIP (Vertically Integrated Projects) de la Universidad Mayor sede Temuco, los cuales fueron impartidos durante el segundo semestre por las académicas Letty Barrientos y Alejandra Vásquez.

“Aversión a la desigualdad en Chile” y “Espíritus emprendedores sustentables” fueron los nombres de los cursos dirigidos a estudiantes de la carrera de Ingeniería Comercial, quienes se sumaron a estas asignaturas transversales, que acercan la investigación básica y aplicada al pregrado.

“Es un formato que fomenta el trabajo en proyectos interdisciplinarios altamente desafiantes y motivantes, dirigido por académicos de Centros de Investigación, laboratorios y Escuelas, y conformado por alumnos de múltiples carreras”, explica el director de Proyectos VIP, Dr. Jorge Rosales-Salas.

Aunque cada equipo VIP es único, todos comparten objetivos comunes, como abrir oportunidades de innovación y contribuciones significativas a proyectos, preparar a los estudiantes para sus próximos pasos hacia el trabajo o el posgrado y desarrollar en ellos habilidades y conocimientos disciplinarios.

Es por esto que el curso de “Aversión a la desigualdad en Chile” se centró, según explica Barrientos, académica de Ingeniería Comercial de la sede Temuco, en los mecanismos relevantes que subyacen a las percepciones y actitudes hacia la desigualdad y sus potenciales resultados en términos de comportamiento pro-social.

Porque, “los altos niveles de desigualdad y los insignificantes niveles de redistribución pueden ser una de las posibles causas de insatisfacción en las personas y en el bienestar, como sugiere un amplio conjunto de pruebas empíricas que muestran que los individuos sienten aversión a la desigualdad de ingresos”, complementa.

 

En tanto, el proyecto “Espíritus emprendedores sustentables” se enfocó en los cambios sistémicos que son necesarios para desarrollar una forma distinta de emprender, que se oriente a una cultura regenerativa y a la necesidad de formar profesionales que sean generadores de un cambio socio ambiental.

“Estamos en un momento en que es importantísimo respetar los límites ambientales y fortalecer los déficits sociales. Es el único modo que nos permitirá regenerar nuestra naturaleza y nuestros tejidos sociales, con la finalidad de tener un bienestar en el presente y también crear ya un bienestar para las futuras generaciones”, advierte Vásquez, quien es doctora en Economía del Comportamiento del Centro de Economía y Políticas Sociales, CEAS, de la U. Mayor.

 

Trabajo en conjunto

 

Roberto Chureo de tercer año de Ingeniería Comercial, fue uno de los cinco estudiantes que participó en el proyecto “Aversión a la desigualdad en Chile”. “Me pareció sumamente contingente el enfoque del curso en lo que se refiere a la coyuntura política, social y económica por la que el país está pasando”, señala.

Sobre los aprendizajes del proyecto, admite que son varios, tanto en el ámbito personal como académico. “El poder analizar casos tan diversos, de realidades tan distintas y poder discutirlas con base en enseñanzas adquiridas durante los primeros años de carrera, o bien con nuevos conocimientos aportados por las docentes, le da un valor agregado muy significativo al curso y a la importancia que tiene para desarrollar competencias y habilidades de reflexión frente a temas sustanciales”, destaca el estudiante.

Es por esto que evalúa la experiencia como “muy grata y enriquecedora”, ya que “el cambio de paradigma que propone al profesor como emisor del conocimiento y al estudiante como el receptor de este, a un modelo mucho más participativo, donde eres parte activa de la formación de nuevas ideas y de nuevos conocimientos que, posteriormente, permitirán que otros sigan generando nuevos modelos que intenten dar explicación a los fenómenos a los que nos enfrentamos, da una sensación de satisfacción en relación al trabajo realizado”.

Por su parte, Alexandra Martínez de cuarto año de Ingeniería Comercial, se sumó al proyecto “Espíritus emprendedores sustentables”, asegurando que su mayor aprendizaje en el desarrollo de la investigación fue “el descubrir la importancia que tienen los humedales, que son ecosistemas que entregan grandes beneficios para el entorno, ya que es un tema que no se conoce masivamente, en el cual deberíamos fomentar el cuidado y el conocimiento de ellos”.

La futura ingeniera decidió participar en este Proyecto VIP, porque “captó mi atención su objetivo, los cambios institucionales regenerativos junto con un espíritu emprendedor sustentable, que es el eslogan de nuestra universidad. Por lo tanto, me gustó que se centrará en la investigación exploratoria de la visión de la comunidad universitaria y las conductas del medioambiente y el aporte que podemos hacer para este”.

En cuanto a la experiencia, añade que “fue súper enriquecedora para nuestro desarrollo como estudiantes, a través de la investigación junto al descubrimiento de nuevas habilidades, y la posibilidad de trabajar en conjunto con grandes profesores”.

–¿Por qué recomendarías a otros estudiantes participar en un Proyecto VIP?

Alexandra: Lo recomendaría, porque es una buena instancia para aprender, desarrollarse y aportar con tu conocimiento al mundo.

Roberto: Sin lugar a dudas, por la experiencia de aprender en base a la investigación activa, reconociendo fuentes y analizando distintas posturas. Es un proceso tremendamente provechoso para el desarrollo académico, para el futuro profesional y para el desarrollo personal. Creo que esto se extrapola, también, a los demás cursos VIP, son una instancia para desarrollar habilidades y competencias analíticas y una oportunidad para ampliar los conocimientos acerca de variados temas. Cambia completamente la forma en la que uno como estudiante se plantea aprender, y sí, esto exige un compromiso y una constancia, pero el progreso se refleja en la autonomía que uno desarrolla para adquirir los conocimientos, lo cual es un plus importante en la competitividad profesional con miras a futuro.

 Fuente: Diario Mayor