• catalina.mujica@umayor.cl

  • Call Us:(+89) 530-352-3027

Académico U. Mayor se refiere a la realidad de la movilidad en Chile

Hernán Silva, experto en transporte sustentable, comenta la falta de una ley orgánica que contribuya al desarrollo de la movilidad en nuestro país.


Como “un collage de cuerpos, a ratos sin un amalgama clara, y con el foco puesto en regular y normar el tránsito”, definió Hernán Silva, académico U. Mayor y experto en transporte sustentable, la realidad chilena respecto a la movilidad, área encabezada actualmente por el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones.

A juicio del especialista, Chile, a diferencia de países verdaderamente desarrollados en materia de movilidad, carece de una ley orgánica que establezca una entidad determinada como responsable de constituir un marco de funciones y atribuciones en materia de movilidad, entendiendo esta última como “un concepto que pone el foco en las personas y los bienes que se desplazan por el territorio”.

Según Silva, “los países que han logrado construir institucionalidad y regular la movilidad, lo han hecho bajo el entendido que dicho concepto es el más amplio e integral, y en donde el transporte es un subconjunto subyugado a él”. En Chile, en tanto, se estaría adoptando la estrategia de aproximarse a la ley de movilidad mediante etapas sucesivas, lo que a todas luces no es suficiente.

“Los primeros pasos concretos que ha dado el Estado de Chile en materia de movilidad pueden encontrarse en la Política Nacional de Desarrollo Urbano, promulgada el año 2014, donde se habla de Inclusión Social y Equidad Ambiental. Posteriormente, en el año 2015, el Minvu publica el Manual de Vialidad Ciclo-Inclusiva, el cual, al alero de la Política Nacional de Desarrollo Urbano, define el marco técnico para el desarrollo de Ciclovías de Alto Estándar, principalmente impulsado para el cumplimiento de una meta presidencial relacionada con la dotación a las regiones de mayor infraestructura ciclista”.

Pese a los esfuerzos, Silva advierte que si bien se trata de una estrategia “coherente y de gran impacto en el territorio”, a la hora de legislar, “Chile comienza  a dar palos de ciego respecto de la movilidad y a regular aspectos estructurales sin haber decantado y madurado qué entendemos por esta y cómo queremos gestionarla, ya que no existe una definición única de dicho concepto”.

A juicio del experto, esta no definición de lo que el gobierno entiende por “movilidad”, atenta directamente contra la puesta en marcha de la Ley de Aportes al Espacio Público (aprobada y promulgada en 2016) y la viabilidad de las consultas ciudadanas que actualmente se encuentran abiertas y que buscan recibir observaciones al borrador del reglamento de la mencionada ley, el cual lleva por nombre "Reglamento Sobre Mitigación de los Impactos al Sistema de Movilidad Local Derivados del Crecimiento Urbano”.

Lea la columna completa aquí.

 Fuente: Diario Mayor