Centro Hémera U. Mayor instalará primeras estaciones de ciencia ciudadana para el monitoreo de la línea de costa en Chile

Imprimir

La plataforma generará datos científicos que serán incorporados a un sistema de monitoreo integral de las playas para ayudar a mejorar la gestión de los recursos costeros y generar políticas de adaptación al cambio climático. La iniciativa forma parte del proyecto Fondef Moncosta, a cargo del director del Centro Hémera, Waldo Pérez y la directora del Magíster en Teledetección de la U. Mayor, Idania Briceño.


 

En su próxima visita a la playa puede que junto con dedicarle tiempo al clásico juego de paletas y los castillos de arena, los turistas del litoral central se transformen en improvisados científicos al usar sus teléfonos móviles para monitorear con precisión los cambios en la línea de la costa.

La razón: desde fines de 2019 el Centro de Observación de la Tierra Hémera de la Universidad Mayor desarrolla un sistema de monitoreo para conocer los cambios producidos en la línea de costa de algunos sectores de las playas de la Región de Valparaíso, el cual combina el análisis de imágenes satelitales con el de datos científicos sobre la dinámica y evolución de la costa chilena aportados por ciudadanos.

El sistema involucra la instalación de la plataforma colaborativa CoastSnap, una red de monitoreo global originada en la Universidad de Sydney, Australia, actualmente en funcionamiento en Brasil, España, Bélgica, Reino Unido, Estados Unidos, Singapur y Argentina.

Idania Briceño, investigadora del Centro y directora del Magíster en Teledetección de la U. Mayor, subraya que la monitorización en las playas permitirá “visualizar los cambios de la posición de la línea de costa en condiciones de eventos extremos, marejadas y los ciclos temporales a mediano y largo plazo”.

La geógrafa, quien es responsable de la implementación del proyecto junto al director del Centro, Waldo Pérez, agrega que esta información “servirá para conocer la respuesta de la playa a diferentes condiciones meteorológicas y a los efectos del cambio climático”.

“El uso de este sistema requiere que los transeúntes de las playas contribuyan en la construcción del acervo de imágenes tomando una foto con su teléfono y subiéndola a las redes sociales (usando un identificador de hashtag) o por correo electrónico”, explica Briceño.

Los soportes para los teléfonos están especialmente diseñados para tomar una fotografía de la playa desde una ubicación y orientación fija y conocida, lo que permitirá a los investigadores mapear el crecimiento o la erosión de las playas.

Las primeras estaciones costeras del proyecto estarán en Santo Domingo, Cartagena, Reñaca, Viña del Mar, Papudo, Zapallar, Algarrobo, Ventanas, Maitencillo y Punta de Tralca.

Santuario Marino Costero Piedra del Viento

Entre los primeros pasos para ampliar el monitoreo de la línea de costa a otras regiones del país, investigadores del Centro Hémera han estado en contacto con la Fundación Rompientes, impulsora de la creación del Santuario Marino Costero Piedra del Viento, ubicado en la zona de las playas de Topocalma y Puertecillo, en la comuna de Litueche, Región de O’Higgins.

La colaboración comenzó a inicios de 2020 cuando la Fundación Rompientes solicitó al Centro Hémera el análisis de las líneas de alta marea del área donde se tenía previsto plantear el Santuario, el primero en Chile que protege las olas para practicas deportivas.

Idania Briceño, cuenta que en una reciente visita al Santuario, estuvieron realizando “mediciones con GPS para calibrar las líneas de costa que se extraen de las imágenes satelitales y buscando puntos con vistas panorámicas para la instalación de la plataforma CoastSnap”.

El proyecto llamado Moncosta es único en Chile y cuenta con el financiamiento del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDEF IDeA I+D 2019, ID19I10631) de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

Fuente: Diario Mayor.