Director de Escuela de Medicina edita libro clave para los futuros cardiólogos

Imprimir

El Dr. Rodrigo Hernández es uno de los editores de “Ecocardiografía e imagen cardiovascular en la práctica clínica”, texto construido bajo el alero de la Sociedad de Imágenes Cardiovasculares de la Sociedad Interamericana de Cardiología y que contó con la colaboración de más de 180 expertos internacionales, siendo una pieza imprescindible para médicos especialistas y en formación. “Es el tratado más grande de imágenes cardíacas en lengua española que existe en el mundo”, resume el académico. 

 

Salud Integral

Como parte de su compromiso por promocionar el conocimiento cardiológico en todo el mundo, la Sociedad de Imágenes Cardiovasculares (SISIAC) de la Sociedad Interamericana de Cardiología (SIAC) publicó la segunda edición del libro “Ecocardiografía e imagen cardiovascular en la práctica clínica” (Editorial Distribuna).

El texto, lanzado oficialmente hace unos días en un Congreso de SISIAC celebrado en México, cuenta con 95 capítulos en los que colaboraron más de 180 autores, miembros de la misma Sociedad y especialistas de Europa.

Quienes tuvieron la labor de editar este voluminoso material fueron cinco integrantes de SISIAC: los cinco presidentes que ha tenido la sociedad a lo largo de su historia. Entre ellos está el cardiólogo Rodrigo Hernández, director de la Escuela de Medicina de la Universidad Mayor.

“Este es el tratado más grande de imágenes cardíacas en lengua española que existe en el mundo”, describe el especialista que presidió la SISIAC en 2015 y 2016, y quien trabajó en la edición del libro junto a los expertos Gustavo Restrepo, Jorge Lowenstein, Marcelo Vieira y Salvador Spina.

Pero además de eso, Hernández es autor del capítulo “Ecocardiografía transesofágica”; coautor de “Fuentes cardíacas embolígenas” junto a la doctora Pamela Rojo; y autor principal del capítulo de Tumores cardíacos.

Tras una primera edición publicada en 2014, el texto llega ahora en formato "dual book", es decir, con una versión física -que tiene el 30% del contenido- y una virtual, con el 100% del contenido, lo que incluye más de 600 imágenes y más de 200 videos.

“Puedes tener el libro físico, pero además online tienes acceso al libro electrónico y a todas las imágenes en movimiento de todas las patologías, lo que incluye los últimos avances en cuanto a imágenes cardiacas, no solo ecocardiografía, como resonancia cardiaca, scanner cardiaco y medicina nuclear”, enumera el especialista.

El libro, añade, está dirigido “a todos los cardiólogos del mundo, y en especial de lengua hispana, porque no todo el mundo lee en inglés, y sobre todo a los que se dedican a imágenes cardiacas. Es un libro de alta especialidad, pero que sirve también para los cardiólogos en formación”.

Para Hernández, actualmente presidente del Departamento de imágenes de la Sociedad Chilena de Cardiología (Sochicar), lo más relevante del libro es que “está con los últimos adelantos tecnológicos, porque los libros cuando son en puro papel, entre el año que lo escriben y lo publican, aparecieron novedades. Pero como esto está además online, tiene los últimos adelantos, está puesto al día, y como son plataformas inteligentes, los capítulos se pueden reescribir, le puedes agregar cosas. Va a tener actualizaciones permanentes en la web”.

Otro aspecto que destaca es que en el texto “vienen una serie de capítulos importantes de patologías nuevas, emergentes, como las enfermedades tropicales que nos están afectando con los cambios climáticos en Centro y Sudamérica. Por ejemplo, viene el chagas, que es una patología muy preponderante en Argentina y en Chile en la zona de Coquimbo; viene todo lo que son las enfermedades cardiológicas de los parásitos tropicales, chikungunya, zika, entre otros”.

Para elaborar tan nutrido proyecto, Hernández y sus colegas trabajaron por tres largos años. “Fue un trabajo de chino, pero es el logro de la vida también”, confiesa el cardiólogo.  

* “Ecocardiografía e imagen cardiovascular en la práctica clínica” (Editorial Distribuna) llegará próximamente a las librerías. 

Fuente: Diario Mayor