Dirección de Vinculación con el Medio - Universidad Mayor
  • catalina.mujica@umayor.cl

  • Call Us:(+89) 530-352-3027

Territorio Mayor implementa Programa de Recarga de Acuíferos en cuatro comunas de La Araucanía

 
Se trata de Teodoro Schmidt, Nueva Imperial, Purén y Padre Las Casas, en donde el equipo de este Centro Tecnológico de la Universidad Mayor sede Temuco, aplicará técnicas de conservación del agua para optimizar la productividad de los terrenos, gracias al Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional.

 

“Buscamos que las personas entiendan que toda acción que se realiza sobre el territorio influye en la disponibilidad del agua; no es solo culpa de uno, es culpa de todos”, dice la directora del Centro Tecnológico Territorio Mayor de la Universidad Mayor sede Temuco, Erika Alvarez, sobre el Programa “Piloto de Recarga de Acuíferos Asociado a Sistemas de Agua Potable Rural”.

Financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional, el programa esta siendo implementado en cuatro comunas de La Araucanía. Se trata de Teodoro Schmidt, Nueva Imperial, Purén y Padre Las Casas, unas con más avances que otras, debido a las cuarentenas decretadas por las autoridades.

Según explica la directora Alvarez, el logro de este programa depende de tres componentes: enseñanza de técnicas para el aprovechamiento, uso y conservación del agua-suelo, implementación de las técnicas y recomendaciones para el mejoramiento de los sistemas productivos de cada territorio, y construcción colectiva y colaborativa de un Plan de Manejo de Agua-Suelo de Microcuenca de cada APR (Agua Potable Rural).

 

Diagnóstico desalentador

“Partimos construyendo un diagnóstico, en conjunto con las comunidades de cada microcuenca a la que llega el programa. Pero, como la pandemia no nos permitió hacerlo en vivo, durante el año pasado, construimos un mapa de actores clave, a quienes contactamos telefónicamente”, cuenta la académica, quien agrega que sobre esa información definieron cuáles eran los grandes problemas de cada uno de esos territorios y si el cambio climático los está afectando.

Lamentablemente, “sí lo está haciendo, ya que, en nuestras cuatro comunas y microcuencas en valuación, los indicadores respaldan, por ejemplo, que las precipitaciones han variado y disminuido, que efectivamente la distribución de éstas se ha visto bastante mermada, además de ser menor, y un tema que no habíamos considerado es que las tasas de evapotranspiración en nuestras microcuencas son muy altas”, añade.

Tras ello validaron el diagnóstico con talleres en terreno, de no más de 10 personas, y para ello fueron microcuenca por microcuenca conversando con la gente. “Les preguntamos si estaban de acuerdo con el diagnóstico. La mayoría llevó a gente más antigua para que pudieran contarnos con el paso de los años cómo llegaron a esta situación tan críticas hoy día, donde hay terrenos que parecen verdaderos desiertos”, menciona Alvarez.

Soluciones verdes, azules y grises

Tras ello, el equipo de Territorio Mayor les entregó algunas posibles soluciones, priorizando las soluciones o infraestructura verde, basadas en la naturaleza, como la recuperación de humedales y de vertientes.

Después vienen las soluciones azules, que se asocian a vegetación en torno a cauces estratégicos para mantener mayores tazas de humedad, y finalmente la infraestructura gris, relacionada como pozos secos, jardines de lluvia, zanjas de infiltración, u otras alternativas, porque “hay algunas que van a tener diseños compartidos, es decir, vamos a tener que crear soluciones nuevas”, precisa la directora de este Centro Tecnológico de la Universidad Mayor.

Ya han recorrido y trabajado en tres de las cuatro comunas que incluye el programa. “Falta solo Padre Las Casas, porque no ha salido de cuarentena. Ya está listo Purén, donde vamos a procesar la información para ver cuáles serán las soluciones y Teodoro Schmidt está en proceso de diseño”, aclara la directora Alvarez.

Este programa, que finalizaría en diciembre de este año, también incluye la donación a los territorios de una estación meteorológica móvil y medidores de humedad, que le permitirá a la comunidad anotar en un libro de registros lo necesario para que puedan calcular las tazas de humedad y si está subiendo la evapotranspiración.

 

Fuente: Diario Mayor