• catalina.mujica@umayor.cl

  • Call Us:(+89) 530-352-3027

Personeros del oficialismo y la oposición analizaron escenario presidencial de cara al balotaje

En la cita, organizada por la Universidad Mayor, participaron el ex ministro Francisco Vidal y el secretario general de RN y diputado electo, Mario Desbordes.


El ex ministro de los gobiernos de Michelle Bachelet y Ricardo Lagos, Francisco Vidal, y el secretario general de RN y actual diputado electo, Mario Desbordes, se dieron cita la tarde de ayer en el campus República de la Universidad Mayor para participar en el debate de cara a la segunda vuelta presidencial que organizaron las escuelas de Sociología y Administración Pública de nuestra casa de estudios.

En una encendida discusión, ambos políticos -que participan en los comandos de Alejandro Guillier y Sebastián Piñera, respectivamente- compartieron con el público asistente los desafíos que, a su juicio, afrontan los candidatos para el balotaje del 17 de diciembre, entre ellos captar los votos de otros sectores y enfrentar los altos niveles de abstención. Asimismo, analizaron algunas de las propuestas programáticas de ambos aspirantes a La Moneda, la futura composición del Congreso y las proyecciones fallidas de las encuestas.

El director de la Escuela de Sociología, Antonio Leal, explicó al inicio de la actividad que históricamente las segundas vueltas han sido completamente distintas a la primera votación. “En la primera vuelta la gente vota mucho desde el sentimiento, por aquello que debe ser o le gustaría que fuera. Pero la segunda vuelta ya es una elección entre dos candidatos, donde tú estás definiendo cuál es el futuro del país, cuál va a ser el Presidente y los lineamientos programáticos”, afirmó.

Ya de lleno en el debate -moderado por el director de Administración Pública, Santiago Crisóstomo-, Mario Desbordes comenzó diciendo que, a diferencia de lo que proyectaban otros personeros de Chile Vamos, no le sorprendió que el ex Presidente Piñera no haya ganado en primera vuelta y que hoy se esté viviendo una elección estrecha. “Cuando las encuestas le daban hasta un 49% a Piñera, todos decían ‘esto es una carrera corrida’”, recordó.

Con respecto a la forma en que el aspirante del bloque opositor ha hecho campaña, el militante de RN señaló que siempre ha abogado al comando por “aterrizar” las propuestas programáticas. “Cuando hice campaña lo que siempre escuché en las calles fue que la gente no entiende las propuestas de la centroderecha, y en eso tuvo una virtud el Frente Amplio, que fue al callo con propuestas con nombre y apellido, de tal forma que la gente decía ‘esa es la mía’”, dijo.

Desbordes indicó que ahora el desafío para la candidatura de Sebastián Piñera es captar el 90% del voto conseguido por José Antonio Kast el 19 de noviembre pasado, el 20% de Carolina Goic y el 20% de Beatriz Sánchez.

En ese sentido, el diputado electo consideró que el equipo de Guillier “sólo puede bajar en expectativas y nosotros sólo podemos subir en expectativas”. Afirmó que esto se debe a que “los guiños que (Piñera) le haga a la DC no se contradicen con los guiños que le haga al elector de Kast y no se conflictúan con el guiño al mundo evangélico. Al revés, Guillier tiene que tener mucho cuidado con los guiños que le haga a Sánchez, porque hay un sector no menor de la DC que está esperando la excusa perfecta para no sólo llamar a votar por Piñera, sino que salirse de la DC. Entonces, Guillier está en una situación muy compleja”.

“Mirar hacia la izquierda”

A su turno, el ex ministro Francisco Vidal dijo estar contento porque “el pueblo habló el domingo antepasado y estratégicamente destruyó dos tesis: que la derecha iba a ser gobierno automáticamente y, dos, se cayó los Brunner, los Tironi, los Ottone, los Enrique Correa, los autocomplacientes nuestros, porque el pueblo habló y dijo, en un 56%, que Chile quiere cambios. Nuestra diferencia en la izquierda es la radicalidad de los cambios”.

En esa línea, opinó que lo que se juega el domingo 17 es “si seguimos el proceso de cambios que inició sustantivamente Bachelet”.

Con respecto a la estrategia que debe tomar el candidato oficialista, Vidal indicó que este debiera mirar “hacia la izquierda”, donde hay un 26% de electores juntando los votos de Sánchez y Marco Enríquez-Ominami. “Hay que tomar posición, no se puede ser ambiguo ni neutro, sobre todo para segunda vuelta. O uno u otro”, enfatizó, y desestimó la necesidad de recurrir al voto DC más conservador.

Desbordes recordó, sin embargo, que “Beatriz Sánchez se planteó como una candidata de oposición a este gobierno de manera frontal, así que no se puede sumar su votación a la de Guillier”.