En U. Mayor analizaron pronta entrada en vigencia de ley de etiquetado de alimentos

Imprimir

Normativa obliga a que alimentos altos en grasas saturadas, sodio, azúcares o calorías posean un etiquetado visible en sus envoltorios que advierta su presencia. Seminario se organizó en el marco de las celebraciones del Día del Nutricionista. En la actividad también se homenajeó a la profesora Edith Biolley.


En Chile, el 34% de los niños menores de seis años padece obesidad o sobrepeso. Además, en la población general, una de cada ocho muertes está asociada al consumo de sal y uno de cada 11 fallecimientos en el país está asociado al sobrepeso u obesidad. 

Las cifras son alarmantes y por eso, a fines de junio, entrará en vigencia la nueva ley de rotulado de alimentos, que no solo obligará a los productos altos en sodio, azúcares o calorías posean un etiquetado de advertencia en sus envoltorios, también a que no se comercialicen este tipo de alimentos en escuelas y colegios, y que se prohíba su publicidad a menores de 14 años.

 

SEMINARIO

Analizar ese escenario fue el objetivo del seminario “Actualización en Regulación Alimentaria y Nutricional” que la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Mayor realizó esta semana en su campus de Avenida Alemania, todo en el marco de las celebraciones del Día del Nutricionista.

Allí, Paolo Castro, nutricionista y consultor del Ministerio de Salud en regulación sanitaria de alimentos, fue el expositor principal y planteó los desafíos que tiene la industria ante la ley de etiquetado. “Son modificaciones que generan ronchas, que asustan y que en algunos casos incomoda. Sin embargo, y afortunadamente, ya tenemos la ley”, expresó.

Castro agregó que el solo anuncio de la puesta en marcha de esta normativa ha llevado a las empresas productoras de alimentos a bajar sus niveles de sodio y azúcares. “Se notó un cambio, porque en general las empresas no quieren quedar con ningún tipo de logo que las caracterice como algo negativo o que advierta sobre sus excesos”.

El profesional, eso sí, indicó que existen algunos alimentos que por sus características no van a conseguir esa reducción de sodio o azúcares, por ejemplo el caso de los embutidos, que no tienen forma de reducir su cantidad de sal. “Si se redujera la cantidad de sal en este tipo de alimentos se podría ver afectada la inocuidad, la higiene de estos productos, pues muchas veces la sal no solo tiene la función tecnológica del sabor sino también que ese alimento se preserve”, explicó.

BENEFICIOS DE SALUD PÚBLICA

Para Paolo Castro la puesta en marcha de esta normativo es fundamental para la salud de la población chilena.

“El que exista regulación permite ir dando un marco que contribuye a frenar la obesidad infantil. Es positivo, por sí mismo no lo va a resolver, pero es muy importante, porque no solo se relaciona con el etiquetado, sino con la publicidad de los alimentos”.

A juicio del especialista es necesario que el Estado cumpla con su rol fiscalizador, pero también será imprescindible que la comunidad se comprometa. “Es importante que las comunidades educativas, incluidos padres y apoderados, se involucren con la puesta en marcha de esta ley. Esto es tan relevante o importante como en su minuto fue la ley del tabaco”, finalizó.