Expertas U. Mayor analizan las proyecciones de obesidad en Chile

Imprimir

Según el último informe de la Cepal, para el año 2030 cerca de 200 mil chilenos fallecerán por temas ligados al sobrepeso.


Un lapidario informe entregó esta semana la Cepal, luego de proyectar que para el año 2030 cerca de 200 mil chilenos fallecerán por problemas ligados a la obesidad.

Según el organismo, 2,9 millones de casos de enfermedades por año están relacionados con la obesidad, y se estima que el 95% de estos casos estaría asociado a males como hipertensión o diabetes tipo 2.

“Por más crudas que suenen estas cifras, lo que hacen realmente es proyectar una realidad que estamos viviendo a nivel país y que de no mediar grandes cambios, se podrían cumplir sin mayores problemas en 12 años más”, explicó la nutricionista y académica U. Mayor, Carolina Pye.

La profesional explicó que “si hablamos de nuestra realidad actual, estamos en medio de un escenario en que la obesidad infantil nunca tuvo cifras tan altas, lo que tampoco ha disminuido mayormente tras la implementación de leyes como la del etiquetado de alimentos, por lo que es una tendencia que podría continuar perfectamente”.

Entre las principales medidas a las que apunta Pye para frenar la preocupante curva de obesidad presente en Chile, se encuentra “el establecimiento de políticas públicas que sean realmente efectivas a la hora de hablar de una alimentación saludable, como la obligación de contar con al menos un nutricionista por recinto educacional”.

Otra medida importante, a juicio de la especialista, apunta a “incluir la obesidad como una patología Auge, lo que permitiría que cada vez más personas consulten con un nutricionista en lugar de seguir métodos peligrosos como los que ven en televisión”, señaló.

Por otra parte, la obesidad no es sólo un tema de alimentación y está muy relacionada a la actividad física que realizan las personas, así lo detalló Sandra Mahecha, deportóloga y académica U. Mayor.

La especialista explicó que “una persona adulta que desea mantenerse en una condición saludable debe caminar 30 minutos diarios (3 kilómetros), mientras que una persona cuyo objetivo es perder peso debe hacerlo entre 60 a 90 minutos, lo que de por si no es fácil”, explicó la académica.

Consultada por la realidad de los jóvenes actuales, y quienes para el 2030 serán los adultos afectados por la obesidad –según señala el estudio-, la deportóloga explicó que las claves apuntan a realizar entre 60 y 90 minutos de actividad física, considerando dentro de este tiempo actividades vigorosas como fútbol, tenis u otros deportes.

Adicionalmente, explicó que un factor determinante a la hora de disminuir los índices de obesidad en niños y jóvenes, es reducir a un máximo de dos horas el tiempo que pasan sentados frente a la televisión, el computador, tablets, u otros insumos tecnológicos.