Centro de Investigación en Ciberseguridad da inicio a segunda versión del Club de Ethical Hacking

Imprimir

La iniciativa cuenta con 36 estudiantes inscritos, pertenecientes a carreras de Ingeniera. Así, este año 2020 tienen como gran desafío participar de competencias con otras casas de estudio y organizaciones. Las actividades del club comienzan este 9 de abril.


 

 

La iniciativa cuenta con 36 estudiantes inscritos, pertenecientes a carreras de Ingeniera. Así, este año 2020 tienen como gran desafío participar de competencias con otras casas de estudio y organizaciones. Las actividades del club comienzan este 9 de abril.
 
 
Encontrar las vulnerabilidades de un sistema de red y hacker el servidor. Todo simulado y en un ambiente controlado, pero con el objetivo de mostrar cuáles son las debilidades o vulneraciones que puede sufrir cualquier organización o persona en la red.
 
Parte de estos ejercicios son los que, por segundo año consecutivo, estará organizado el Centro de Investigación en Ciberseguridad (CICS) de la Universidad Mayor, que este 9 de abril dará inicio a las actividades de su club de Capture the Flag (CFT).
 
Este grupo, conformado por estudiantes, tiene la tarea de realizar actividades lúdicas y simulaciones en vivo para dar a conocer herramientas de ethical hacking, concepto que agrupa todas las prácticas que ayudar a reforzar y evitar vulnerabilidades en los sistemas.
 
En total, el club cuenta con 36 inscritos, que pertenecen a las carreras de Ingeniería Civil Electrónica e Ingeniería Civil en Computación e Informática. De acuerdo con Ewald Hollstein, académico del CICS y coordinador del club, lo primero que está programado es “comenzar con un taller para genera líneas bases y conocimiento parejo para estos los estudiantes”.
 
Y agrega que uno de los objetivos de este año es “participar de torneos de escala nacional, porque además de los eventos internos que la U. Mayor organiza, la idea es compartir conocimientos con otros equipos. Este año será la primera vez que el club participe en encuentros externos”.
 
En este sentido, José Fredes, estudiante de Ingeniería Civil en Computación e Informática, comenta que el club de CFT “es una mezcla entre un juego y lo que uno aplicaría un situación en la vida profesional, ya que los logros se hacen a través de métodos que uno descubre a través del ethical hacking o temas de criptografías. Además es importante también el vínculo que se genera con investigadores del CICS, que han sido muy entusiastas para ayudarnos y apoyarnos”.
 
Finalmente, el Dr. Cristián Barría, director del CICS, coincide en este último punto y agrega que “la sinergia de poder integrar estudiantes de pregrado al quehacer de un Centro de Investigación es uno de los grandes logros de la proximidad que tenemos con la Escuela de Ingeniería y es una gran ventaja para los estudiantes de esta casa de estudios poder contar con esa opción”.
 
Para más información e inscripciones, puedes dirigirte al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente: Diario Mayor