U. Mayor consigue patentar nuevo cáliper de rodilla que beneficiará a enfermos postrados

Imprimir

Durante tres años, académicos de diversas escuelas trabajaron en este prototipo, que reduce tiempos de evaluación y requiere de un solo profesional para su uso. El artefacto comenzará a probarse en 200 pacientes del Hospital Dipreca.


 

En un nuevo paso dentro de su desarrollo institucional en el área de Investigación aplicada e innovación, académicos de la Universidad Mayor lograron patentar un nuevo tipo de cáliper de rodilla, que posee diversas ventajas comparativas respecto a los cálipers que se utilizan tradicionalmente en los centros de salud, ya que requiere de un solo profesional para su uso, un menor número de mediciones y reduce el tiempo de evaluación, ya que posee un mecanismo electrónico y un software que mide de forma indirecta el peso y talla de pacientes postrados.

Según explicaron sus inventores, se trata de un dispositivo similar a una pierna articulada, que se coloca en la extremidad del enfermo para evaluar la altura de rodilla, realizando una medición antropométrica que permite determinar la condición nutricional, establecer la dosis de medicamentos y las dietas a seguir. Finalmente, estos datos se transforman en una serie de mejoras en los servicios de los centros de salud.

El equipo está conformado por el director de la Escuela de DiseñoJhonatan Romero, el académico John Valdés, Germán Espinoza y la egresada de esta casa de estudios, María Paz Quintana, quien realizó su tesis a partir de esta investigación y actualmente reside en España. Todos ellos trabajaron de manera colaborativa durante tres años, hasta conseguir la patente que permitirá proteger su invención.

 

 

“Si bien este proyecto es un producto de innovación, su mayor fortaleza es que permite solucionar problemas reales, que tienen un impacto social”, explica Romero, quien agrega que “acá se está resolviendo una deficiencia que tienen los centros de salud para mejorar la atención en los pacientes, porque hoy día ya no necesitamos 20 minutos por persona para obtener esta medición y, por tanto, se puede dedicar más tiempo a más pacientes. Desde esa perspectiva, este servicio cumple un rol social, por lo que mejora la atención de los adultos mayores o los pacientes que están en estado de postración”.

De esta forma, los próximos pasos serán afinar detalles de este prototipo para posteriormente probarlo en el Hospital Dipreca, donde cerca de 200 pacientes se verán beneficiados.

Apoyo institucional

Para Daniela Fuentes, directora de la Dirección de Innovación y Transferencia Tecnológica de la Vicerrectoría de Investigación, este resultado es relevante, ya que comienzan a verse los frutos de un trabajo sostenido en el tiempo entre la unidad que lidera y los académicos del plantel.

“Quiero destacar la perseverancia del equipo de inventores, porque durante todo este proceso, que se ha extendido durante tres años, ellos han mejorado el prototipo y han sido capaces de llevar adelante una labor que implica compromiso y esfuerzo”, dijo.

Cabe destacar que la Dirección de Innovación y Transferencia Tecnológica fue creada el año 2017 y a fines de 2018 se adjudicó un fondo de CORFO para crear la Oficina de Transferencia y Licenciamiento (OTL), que canaliza los esfuerzos para gestionar diversos resultados de investigación e innovación, asegurar su protección y posterior transferencia al sector productivo o social.

 

                                   

 

Fuente: Diario Mayor